Menú

Buscar hoteles al mejor precio

Reservas Naturales en Santiago de Chile

La geografía que rodea a la Región Metropolitana exhibe una gran diversidad de maravillas naturales. Las especies de flora y fauna que pueden observarse en estos sectores generan una masiva concurrencia de habitantes y turistas. Precisamente, para conservar el equilibrio del medio ambiente en el interior de determinadas zonas, se hizo necesario el establecimiento de extensas reservas naturales en Santiago de Chile. Gracias a su presencia, los animales en peligro de extinción se encuentran resguardados por el personal que desarrolla las tareas de guardaparques.

Reservas Naturales en Santiago de Chile

La geografía que rodea a la Región Metropolitana exhibe una gran diversidad de maravillas naturales. Las especies de flora y fauna que pueden observarse en estos sectores generan una masiva concurrencia de habitantes y turistas. Precisamente, para conservar el equilibrio del medio ambiente en el interior de determinadas zonas, se hizo necesario el establecimiento de extensas reservas naturales en Santiago de Chile. Gracias a su presencia, los animales en peligro de extinción se encuentran resguardados por el personal que desarrolla las tareas de guardaparques.

Al mismo tiempo, los encargados de mantener la integridad ecológica en estos espacios tienen a su cargo la vigilancia sobre las especies vegetales que llaman la atención de todo tipo de gente. Algunas reservas naturales en Santiago de Chile exhiben hermosos y frondosos bosques de especies autóctonas; la sobrevivencia de estos ejemplares está garantizada gracias a su cuidado permanente. Otra de las características de una zona considerada reserva natural es el control de las actividades que se llevan adelante.

Parque Nacional La Campana
El Parque Nacional La Campana se encuentra en la región central del territorio nacional, sobre la cordillera de la costa chilena, a unos 150 kilómetros del centro de capital del país. La Campana es considerada una de las más importantes reservas naturales de Santiago de Chile debido a que es uno de los pocos espacios nacionales que alberga bosques de palma chilena. Esta característica provocó su categorización dentro de las reservas naturales de Chile a mediados de la década de 1980.

La flora que presenta el Parque Nacional La Campana está compuesta, principalmente, por una extensa variedad de vegetación: Belloto del Norte, Patagua, Maqui, Palo Santo, Radal, Trevo, Litre, Peumo, Quillay, Colihue, Boldo, Canelo, Espino, Colliguay y Lingue. En cuanto a la fauna autóctona, existen distintos ejemplares de reptiles, arañas, sapos, aves, roedores, conejos, insectos y mariposas. Como todas las reservas naturales en Santiago de Chile, el Parque Nacional La Campana presenta elementos que le son propios.

El nombre del parque tiene relación con la fisonomía del Cerro La Campana, situado en el interior de la reserva. Otra elevación de importancia en el sector es el Cerro El Roble. Una de las más trascendentes reservas naturales en Santiago de Chile, el Parque Nacional La Campana, cuenta con una superficie de 8.000 hectáreas, divididas en tres zonas: Cajón Grande, Granizo y Palmas de Ocoa.

Entre los acontecimientos más importantes que han tenido lugar en el parque llama la atención la excursión realizada por Charles Darwin, quien alcanzó la cima del Cerro La Campana tras dos días de caminata. Esto ocurrió mucho antes de la inauguración del Parque Nacional: Darwing escaló el cerro en 1834 y el parque se fundó en 1967. Sin embargo, recién en 1986, la UNESCO declaró al Parque Nacional La Campana como Reserva de la Biosfera, debido a su importancia cultural, recreacional, educativa, científica y, sobre todo, ecológica. En todo el territorio nacional, son ocho las Reservas de la Biósfera.

De acuerdo al sector al que se quiere ingresar, se puede optar por distintos caminos que confluyen en una de las más visitadas reservas naturales en Santiago de Chile. Mediante la ruta CH-62 se accede a Cajón Grande y Granito. Por otra parte, a Ocoa se puede ingresar por ruta CH-5 a la altura del kilómetro 98; el parque se encuentra a unos 15 kilómetros del inicio del desvío.

Santuario de la Naturaleza Yerba Loca
El Santuario de la Naturaleza Yerba Loca es un espacio que alberga a hermosas maravillas naturales de las inmediaciones de la metrópolis. Sus terrenos forman parte de las reservas naturales en Santiago de Chile, abarcando un área que se extiende desde la cima del Cerro La Paloma hasta la cumbre del Cerro El Plomo. Son más de 39.000 hectáreas cubiertas por arboledas, bosquetes de coníferas, glaciares colgantes, zonas de pic-nic, camping, entre otros atractivos que presenta el ecosistema del sector.

La principal cuenca de agua que circula por el interior del santuario es el estero Yerba Loca. El líquido que emerge de esta zona no es apto para el consumo humano debido a los altos índices de sulfatos. Originado en las laderas del Cerro La Paloma, a 4.000 metros sobre el nivel del mar, este lecho presenta diversos afluentes entre los que se destaca el Estero La Leonera, el cual confluye en la zona de Villa Paulina. Teniendo en cuenta todas las reservas naturales en Santiago de Chile, el Santuario es único en cuanto a la presencia de este tipo de corrientes.

Las características del relieve que exhibe la geografía del lugar se corresponden con la fisonomía que presenta la Cordillera de los Andes del Chile Central en los segmentos en los que se conecta el valle central con las últimas depresiones de la montaña. Tal como ocurre con el santuario, las reservas naturales en Santiago de Chile deben su importancia, en parte, al magnífico paisaje que brindan.

Este estandarte de reservas naturales en Santiago de Chile se emplaza en el extremo sureste del cauce subandino del Río Mapocho, en el costa derecho del Río Molina. La superficie está catalogada como una zona de alta montaña con pendientes que oscilan entre los 15 y 30 grados. Estas elevaciones están surcadas por varias quebradas con algunos escurrimientos hacia el oeste. Los lechos que exhiben suelen ser profundos y presentan una gran cantidad de rocas. Las características topográficas de las reservas naturales en Santiago de Chile varían de acuerdo a la superficie en la que se emplaza.

El Clima del Santuario de la Naturaleza Yerba Loca es, por lo general, templado y cálido, con lluvias durante el invierno. En el interior de esta reserva natural se sitúa la Región Ecológica Estepa Alto y la Región Ecológica del Matorral y del Bosque esclerófilo. Esta última abarca terrenos de la región central del país que presentan una gran diversidad de vegetación: árboles de hoja dura, arbustos altos de hojas esclerófilas, arbustos espinosos, entre otras especies. Estas características son propias de algunas de las más importantes reservas naturales en Santiago de Chile.

La fauna que predomina en el santuario es de altura. En sus extensos terrenos se presentan diversos ejemplares que captan la atención de los guardaparques. Entre los mamíferos existen varios tipos de roedores (ratón orejudo de Darwin, degú, ratón de cola larga, etc.) y reptiles del género Fragellifer y Liolaemus. Sin embargo, las especies que generan más atracción son el halcón peregrino y el cóndor andino. Este último ejemplar es uno de los emblemas nacionales y se puede observar en distintas reservas naturales en Santiago de Chile.

Monumento Natural El Morado
El Monumento Natural El Morado en una reserva natural que se emplaza en la zona del Cajón del Maipo, sobre la Región Metropolitana. Este atractivo natural de Santiago comprende un glaciar que forma parte de la cuenca del Río El Volcán. Dentro de esta superficie, también se sitúa el cerro que da origen al nombre de una de las más relevantes reservas naturales en Santiago de Chile. Desde la cima del Cerro El Morado se puede apreciar un excelente panorama de la totalidad del área protegida. A su vez, la totalidad del paisaje de la región se ve coronada por la fisonomía de esta hermosa elevación.

Con una superficie de 30 kilómetros cuadrados, el Monumento Natural El Morado se presenta como una de las zonas de cordillera más importante del Maipo. La excelente variedad de flora y fauna, junto a la maravillosa arquitectura natural que exhibe el lugar, permiten una permanente concurrencia de turistas que se trasladan a este sector para disfrutar de la imagen que se conforma. Además, muchos aficionados a los deportes al aire libre eligen esta reserva para desarrollar sus actividades: trekking, escalada, cabalgata, montañismo, entre otras.

Este hermoso espacio, situado a 90 kilómetros del centro de la capital del país, representa una de las reservas naturales en Santiago de Chile que es administrada por la CONAF (Corporación Nacional Forestal). Son alrededor de 300 las especies que conforman su flora característica. Una de éstas, el olivillo de la cordillera, se encuentra en peligro de extinsión. El Parque también cuenta con una exótica fauna silvestre, con diversos mamíferos entre los que se destaca la belleza de determinadas aves: cometocino, yal, chirihue dorado, dormilona fraile, picaflor gigante, entre otras.

Para poder disfrutar en su plenitud de una de las más hermosas reservas naturales en Santiago de Chile, se recomienda visitarla en el período comprendido por octubre y marzo. Las condiciones climáticas durante esta época facilitan el desarrolla de las excursiones. De todas formas, el resto del año el parque permanece cerrado al público.

Esta maravillosa reserva natural de Santiago de Chile es un sitio ideal para las personas que poseen las competencias y condiciones físicas necesarias para practicar ascensos. Para ello también se necesita un equipo que esté en óptimas condiciones. Si se alcanza el Mirador del Morado (4.320 metros sobre el nivel del mar), se puede apreciar uno de los mejores panoramas de la región central del país. Para los más experimentados, existe un sitio más elevado: el Cerro Morado, con una altura superior a los 5.000 metros sobre el nivel del mar.