Menú

Buscar hoteles al mejor precio

Turismo Rural en Santiago de Chile

La geografía de la región central del país permite el desarrollo de diversas actividades que se comercializan en el centro de la capital. Una de éstas es el turismo rural en Santiago de Chile. Los visitantes de una de las ciudades más importantes de Latinoamérica tienen a su disposición diversas bellezas naturales a unos pocos kilómetros del casco urbano.

Turismo Rural en Santiago de Chile

La geografía de la región central del país permite el desarrollo de diversas actividades que se comercializan en el centro de la capital. Una de éstas es el turismo rural en Santiago de Chile. Los visitantes de una de las ciudades más importantes de Latinoamérica tienen a su disposición diversas bellezas naturales a unos pocos kilómetros del casco urbano. El turismo rural en la zona metropolitana de Santiago es una actividad muy placentera para los expedicionistas.

Hacienda Santa Clara
Los aires de campo que se respiran en este maravilloso sector central del país hacen de Santa Clara uno de los atractivos favoritos de los turistas que desean llevar adelante turismo rural en Santiago de Chile. El lugar se emplaza a 150 kilómetros de la capital, en medio de la zona agrícola de la región de O´Higgins. Sus maravillosos terrenos forman parte del pueblo de Zúñiga y están rodeados por Malloa, San Vicente de Tagua Tagua, Guacarhue y Peumo.

El potencial turístico de Santa Clara se potencia por la belleza del pueblo en el que se encuentra. La disposición de sus viviendas presenta un panorama muy agradable a la vista; si bien son antiguas, las edificaciones comprenden un diseño pintoresco. Zúñiga es la antesala de Santa Clara; comprendida por ocho hectáreas, este fantástico lugar permite la degustación de exquisiteces criollas en medio de frondosas arboledas de especies nativas. Esta hacienda es una excelente manera de disfrutar el turismo rural en Santiago de Chile.

La oferta de actividades que presenta la hacienda Santa Clara es muy diversa: piscina, cabalgatas, excursiones por la ribera del Río Cachapoal, multicancha, paseos en bicicleta, minigolf, caminatas por los alrededores, ping pong y bochas. A diferencia de la creencia popular, el turismo rural en Santiago de Chile y en todas las regiones del mundo no hace referencia exclusiva a paseos o actividades campestres típicas. La oferta de este tipo de turismo es muy abarcativa.

Hacienda Los Lingues
La Hacienda Los Lingues está situada a unos 130 kilómetros de la capital del país. Los orígenes de este lugar nos remontan al Siglo XVI (años de la fundación de la ciudad), mientras que la construcción de la casa se llevó adelante a finales del Siglo XVIII. La edificación está hecha con cal, adobe, madera noble y piedra rosa. Si bien se han refaccionado y reestructurado las instalaciones, estas obras respetaron el diseño original de la vivienda.

El desarrollo del turismo rural en Santiago de Chile, en parte, es consecuencia de la disposición de este tipo de haciendas. Aquí el turista podrá hospedarse en un ambiente campestre en el que se relajará mientras disfruta de una completa lista de servicios que ofrece la administración. La decoración de los espacios interiores se realizó con utensilios, adornos y mobiliario de la época.

Entre las locaciones más importantes de la Hacienda Los Lingues se destacan: el criadero de caballos Aculeo, la Medialuna, la capilla y la piscina. Los huéspedes de este maravilloso lugar de la región central del país pueden probar las deliciosas preparaciones típicas que se ofrecen en el sector gastronómico. Estos exquisitos sabores simbolizan el pasado colonial de la república.

Fundo San Bonifacio
El Fundo San Bonifacio es un sitio ideal para realizar turismo rural en Santiago de Chile. Si bien se encuentra más alejado de la capital que el resto de los destinos mencionados, la comodidad de sus instalaciones y el paisaje que lo rodea hacen que el largo viaje desde Santiago valga la pena. Emplazado en el pueblo de Chanco, en la séptima región, este atractivo comprende una espaciosa casona de fundo en la que el huésped podrá disfrutar del relax de la vida campestre.

El turismo rural en Santiago de Chile presenta grandes atractivos para visitar. Sin embargo, ninguno es tan especial para desarrollar esta actividad recreativa como el San Bonifacio. Este exponente del turismo rural chileno, cercano a las costas de la región de Maule, está rodeado de dos maravillosas reservas naturales que presentan en su interior una rica diversidad de atractivos: ríos, dunas, lomas, playas, entre otros.

La cantidad máxima de personas que puede albergar el Fundo San Bonifacio es treinta. Perteneciente a la familia Hurtado, las paredes de este hermoso complejo de alojamiento muestran fotografías que explicitan el paso del tiempo mediante la exposición de las distintas generaciones que pasaron por la administración. El patrimonio histórico que ha acumulado la familia en el transcurso de los siglos es compartido con cada uno de los visitantes que quieran observar los valiosos objetos que se exhiben en las instalaciones.